Efecto Matilda. Las mujeres en ciencia.

Share Post:

“La ciencia no es asunto exclusivo de los hombres. Para incentivar la vocación científica de las niñas, la Asociación de Mujeres Investigadoras y tecnólogas, AMIT, con apoyo del Parlamento Europeo, ha lanzado la campaña “No más Matildas” que busca recuperar del olvido y dar su lugar a tantas científicas brillantes, cuyos hallazgos les han sido usurpados y sus nombres ignorados.”

Expoliar a las mujeres de sus descubrimientos científicos para atribuírselos como propios es una manía de los hombres tan vieja como la ciencia misma. En los años 1960, la historiadora Margaret Rossiter la llamó “El efecto Matilda” justamente para no despojar de su hallazgo a la militante Matilda Joslyn Gage quien a comienzos del siglo XX ya había teorizado sobre el asunto.

Rossiter descubrió un caso flagrante: en el siglo XI la médica italiana Trotula escribió varias obras sobre la salud femenina que fueron referencia durante la Edad Media. Pero sus escritos se atribuyeron autores masculinos borrando de la historia no sólo a la verdadera autora sino al hecho de que en la época hubiesen ido mujeres a la escuela de medicina de Salerno.

Uno de los ejemplos de «Matildas” más conocidos es el de Mileva Einstein, la compañera sentimental y de investigaciones de Albert Einstein. Trabajaron juntos en el laboratorio, pero fue él quien firmó las publicaciones, especialmente la de efecto fotoeléctrico que le mereció premio el Nobel en 1921.

La médica francesa, especialista en cardio pediatría, Marthe Gautier fue una de las protagonistas del descubrimiento del cromosoma supernumerario responsable del síndrome de Down, realizado en colaboración con el pediatra y genetista Raymond Turpin y el genetista Jérôme Lejeune. En abril de 1960, la enfermedad se bautizó como trisomía 21 y se atribuyó a Lejeune la puesta en evidencia de esta anomalía cromosómica. Molesta por haber sido marginada en la autoría del descubrimiento, Gautier decidió abandonar el estudio de la trisomía 21, para volver a dedicarse a los cuidados de niñas y niños con cardiopatías.

La astrofísica norirlandesa Susan Jocelyn Bell descubrió en 1967 la primera radioseñal de un pulsar, uno de los logros científicos más significativos del siglo XX que fue reconocido por la concesión del Premio Nobel de Física, pero a pesar de que ella fue la primera en observar los púlsares, Bell no fue uno de los destinatarios del premio.

Rosalind Flanklin tomó una fotografía que cambió por completo a la medicina moderna. La científica británica tenía 30 años cuando Franklin tomo la “Foto 51”,  clave para demostrar por primera vez cómo debía ser la estructura del ADN, que hasta entonces era un misterio. Pero fueron sus colegas Watson y Crick quienes anunciaron el descubriendo y obtuvieron el premio Nobel. Cuatro años antes de ser galardonados por la Academia de las Ciencias, ella había muerto de cáncer de ovario y sin ningún reconocimiento por su hallazgo”.   

Bibliografía y links de interés

Por Angelica Pérez.

Mantente conectado

Mas blogs

Gabriela de Larrañaga

¿Qué ves cuando me ves?

A partir de la llegada de internet el mundo ha cambiado y seguirá cambiando exponencialmente en cientos de formas. La manera que tenemos de relacionarnos

Leer más »