Cambio en el paradigma del Liderazgo

Share Post:

En un principio las investigaciones se hacían en un único centro de investigación, o con un único investigador tratando de buscar más allá de las experiencias del presente. Luego empezaron a tejerse alianzas con 2 centros I+D, con tres centros o multicéntrico. Aparecieron las estrategias donde 1 centro I+D comandaba y el resto eran periféricos. Hoy, la multidisciplina ha hecho posible las interacciones inter e intra centros I+D, transformando al grupo en empoderamientos individuales que cooperan.

Algo así sucedió con mi grupo de investigación. Empecé sola, investigando lo que sea, me acoplé a otras instituciones y fui sumando gente a mi equipo. Durante varios años lideré el grupo, pongamos ese nombre que estuvo en boga tantos años: ejercí LIDERAZGO.

Pero de a poco me fui corriendo del centro. Quizá ellos me marcaron el camino o quizá también me di cuenta de que debía dejarlos crecer a cada uno y cada uno decidiera su propio destino. Esto trae como consecuencia, desde mi humilde opinión, 2 ventajas sublimes.

Primero que el grupo toma más fuerza porque existen múltiples líderes, llevo una mochila menos cargada, existe cooperación, me nutro de su entusiasmo, me enriquecen, crecen independientemente de mí. Eso es fantástico. Nunca quise el liderazgo absoluto, sino lo que pretendía es que fueran mejores que yo. Yo, que apenas pude con esto, ellos deberían superarme por mucho y en realidad ya lo han hecho.

Segundo, al correrme del centro, les saco a cada uno el techo de crecimiento y amplío su visión, entonces toman riendas de sus carreras, de cada meta personal, imprimiendo su propio sello.

Nos une la ética, nos une las metas compartidas, la visión y la misión, que por suerte la tenemos clara y vamos por más, porque en realidad cuando miras y ves hay mucho por hacer, y lo que nos sobra es entusiasmo e ideas.

Somos lo que hacemos, dando valor y humanidad a cada línea de investigación, con foco en la sociedad y sus problemas. No llegaremos a la gloria, pero llegaremos hasta donde queremos y esto es mas allá de nuestro pensamiento, es el lugar donde podemos hacer invisible lo que duele en las enfermedades.

Estoy feliz de llegar hasta acá, pase lo que pase, ellos están donde deben estar. Es un equipo fuerte, consolidado, decidido y con capacidad suficiente para liderar. Ya no estoy en el centro, estoy al lado de ellos. Ya no es liderazgo, es lo que se viene en el mundo: cooperación entre generaciones y unión de capacidades.

Estoy cosechando, dando lugar y aun así avanzo a pasos agigantados. No hace falta etiquetas sociales o profesionales.

No hay techo, hay mentes abiertas. Cambié de eje o de estrategia o cambió el concepto de liderazgo.

Es tiempo de nuevos desafíos. Mañana comienzo con otro.

Mantente conectado

Mas blogs

Gabriela de Larrañaga

El trabajo del futuro

Muchos trabajos se pierden a medida que la tecnología avanza. Recuerdo cuando venía a casa el lechero o teníamos que llamar por teléfono mediante una

Leer más »